ULTIMAS NOTICIAS

lunes, 3 de abril de 2017

Conociendo a ... Eneko Tobias

Empezó a jugar en la temporada 1995/1996, en MiniBasket. Después le picó el gusanillo y empezó a entrenar, también en MiniBasket.

Tras varios años, las circunstancias cambiaron en Paúles y pasó a formar parte la de la directiva del Club, de la que participó activamente en varias de las cosas que se desarrollan hoy en día.

Uno de esos todoterrenos que podemos encontrarnos por los Clubes bizkainos. Una persona sin cual el crecimiento del Club en los últimos años no hubiera sido posible.


- ¿Quién es Eneko Tobias?

Eneko es un tío normal con un gran hobby que es enseñar a amar el basket.

- ¿Cómo empiezas en el basket?


Recuerdo un año que pasaron por las clases inscripciones para baloncesto, todavía no sé muy bien por qué pero esas inscripciones llegaron como dos años más tarde que las del fútbol por lo que el equipo de basket se formaba por varios descartes de este deporte. 

Yo decidí apuntarme porque me llamaba la atención, por aquellas fechas ya hacia karate con mi gran amigo Rober e Iván Ángulo ambos compañeros de equipo incluso durante dos años lo compaginaba. 

Sin duda una gran elección haber elegido este deporte, la gran mayoría de mis amigos todavía hoy en día han jugado a baloncesto y lo han hecho en mi club. 




- La temporada pasada hiciste 20 años en el Club.

No llevaba la cuenta y parece mogollón pero en realidad estoy orgulloso porque me he criado y he crecido en un ambiente increíble , rodeado de personas muy grandes.

- Empezaste como jugador ...


Si, yo jugué desde minibasket hasta cadete y cuando más había progresado me lesione de la rodilla, dos años sin jugar para alguien que vive esto como yo fue muy duro aunque seguí vinculando y fui probando los   banquillos. 

Lesionado no me perdí ni un entreno ni partido de mis compañeros /amigos. Yo siempre les animaba. 

Después de operarme y de la rehabilitación volví a jugar pero no llegué a encontrar las mismas sensaciones. Hubo un año que se asemejo al pasado y fue cuando nos hicieron un equipo de jóvenes en el que la veteranía la ponían, Constan, Rubén Pascual e Iban León. Jugábamos una por debajo de autonómica y descendimos pero no faltaba nadie a entrenar, había sacrificio, ganas de superación, compañerismo... Había EQUIPO. 

- Luego como entrenador ...


Como entrenador tuve un debut increíble compartiendo banquillo con mi gran amigo Mikel con 17 años. Quedamos 2ºs de Bizkaia. 

Luego he tenido la suerte de compartir banquillo con gente a la que le gustaba  esto tanto como a mí y eso es importante; para que un equipo funcione la gente tiene que poner toda la carne en el asador, ¿cómo vas a exigir algo que tu no das? 

Yo no he entrenado nunca una categoría alta pero sí que puedo decir que lo mejor que me llevo es conseguir que todos mis jugadores me saluden con el mismo respeto que yo a ellos.  
 

 


- Y después fuiste directivo ...


He sido directivo en dos ocasiones.  Las dos diferentes porque en la última teníamos más medios económicos (se empezó  cobrar cuotas). 

En la primera con Eneko Arribas, Simon, Victor Santos... Hicimos todo lo que pudimos, nos coincidió con las obras del nuevo pabellón y eso a la hora de sacar equipos nos penalizó, fue una época de subsistencia pero con grandes recuerdos. 

Aun así para mí el máximo respeto a toda esa gente que hace tanto por los demás a cambio solo de sensaciones, experiencias...  Se trata de devolver lo que en su día otra gente hizo para que tu pudieras disfrutar de esto. 

- Ahora solo entrenas, ¿cómo es un entrenamiento de Eneko? 


Mis entrenamientos creo que si hay algo que los define son intensos, a veces creo que soy demasiado exigente y me creo unas expectativas bastante altas. 
Me gusta estar muy metido, apretando y corrigiendo constantemente. 
 

 


- Si tuvieras que decir un entrenador referencia ...


Yo he tenido la gran suerte de compartir club con grandes entrenadores como los hermanos Javi y Alberto Lodeiro, o los hermanos Panizo ( aunque aquí con el respeto de los otros dos el que más me marco fue Pedro, no sé que tenía pero transmitía un montón, te hacía creer que cualquier cosa era alcanzable y que con esfuerzo lo conseguirías).

Toño Rio fue también muy especial porque coincidió con mi lesión siendo cadete y él me dio la opción de compartir banquillo con él y poder aprender de él. 

Ya en mi etapa en La Salle conocí dos grandes entrenadores, uno bastante contrastado como Xabi Zabala y otro que realmente me impactó, Mikel Odriozola. 

De este último solo puedo decir grandes palabras. Siendo más joven que yo me hizo abrir la mente, rebobinar y darme cuenta que esto ya está todo inventado, con él aprendí realmente lo que era una planificación, como motivar a los chavales, escucharles, leer los partidos de otra manera... siempre se lo digo pero un lujo compartir vestuario con él. 

Ya ves que no es fácil decantarme por solo uno son muchos años, todos me ha aportado algo y lo siguen haciendo. 


 


- El Club ha cambiado mucho en los últimos tiempos y tu has tenido mucho que ver ...

Cuando regresé de entrenar de La Salle nos encontramos un Club con 8 equipos y con mucho salto generacional. A mi aquella experiencia en Deusto me sirvió como ejemplo para estructurar un  club  de colegio. 

Nada más llegar a esta segunda etapa en la directiva nos centramos en intentar conseguir cantidad de chaval@s para completar los equipos y que los entrenamientos fueran de mayor intensidad. 

Para esto contactamos con diferentes colegios, conseguimos acuerdos con Alkartu,  El Regato ... En nuestro colegio Alfonso y yo hicimos un exposición clase por clase para animar a los chavales a probar y aunque el número de jugadores que se apuntó fue menos de lo esperado alguno aún sigue jugando. 

También se pusieron en marcha los Campus de navidad y verano. 

Deportivamente se consiguió ascender el equipo Masculino a Nacional, conseguimos que nuestros equipos de base tuvieran presencia en categoría Especial, la más alta en Bizkaia.

Empezamos a cobrar cuotas para poder cubrir los gastos, ya que con la crisis la subvención municipal también disminuyó. 
Gracias a esto también pudimos pagar los gastos a los entrenadores ya que antes no cobraban nada por entrenar y al menos ahora se les ayuda con dinero para cursos, desplazamientos ...


- ¿En qué punto crees que está ahora el Club?


Ahora mismo tenemos una base bastante buena, de hecho no me equivoco si afirmo que desde hace 20 años no teníamos una estructura así y no sólo en cantidad sino en calidad. 

El activo más importante son los entrenadores y hoy por hoy es un lujo. Tenemos gente muy buena trabajando con  los equipos más pequeños y el trabajo de Javi Panizo es incuestionable. 

Nos hace un seguimiento y un análisis de nuestros entrenos como si de un club profesional se tratase y es de gran ayuda para mejorar. 

- Además de entrenar, colaboras con el Club en otros temas ...


Aunque ya no esté en la directiva me veo en la obligación de seguir colaborando. Mikel y Natxo cada vez que les llamo y empiezo la frase con un "he pensado que podíamos hacer..."  tiemblan (risas).

Tengo bastante imaginación y creo que para hacer esto más atractivo al público hay que hacer que sea más espectacular, aunque sea amateur. 

La liga Universitaria en USA llena campos más grandes que Miribilla. El Barakaldo Best ha empezado  a usar eventos (carnavales, Maribel Salas que ahora es la madrina del primer equipo...)  para acercar más el basket y llegar a más gente, les felicito. Hay que copiar lo mejor de cada uno.
 




- Un recuerdo bueno, divertido ...


Un buen recuerdo fue cuando compartía vestuario con Luismi el año del ascenso a Nacional, después de un montón de años... Para mí eso era una fijación y me acuerdo que aposté con Joni y con Rober que si lo conseguíamos les pagaba una fanfarria para pasear por el barrio. 

Cuando en Askartza conseguimos el objetivo, perdí la apuesta pero la pague encantado. Y así nació la mítica kalejira del Basket Eguna... 

- Y uno no tanto ...


El año que abandoné el club, fue una temporada muy mala con muchas bajas, aposté por una gran cantidad de jugadores que en junior me habían dado muchísimo rendimiento pero el basket en regional es diferente,  me desilusioné, iba a dejar de entrenar y me llamo Iván Lage para ofrecerme ir con el a Deusto, La Salle.

Me acuerdo los primeros partidos con el típico grito antes de empezar 1-2-3 y yo era incapaz de decir nada porque no lo sentía. 

Luego me sentí muy bien acogido e identificado con el grupo de chavales que me toco dirigir. Un gran acierto. 

- Tienes el último tiempo muerto ...


Voy a decir algo impopular pero creo como friki de este deporte Barakaldo se merece un equipo masculino en EBA o el LEB y un Liga Femenina pero para ello sería tan interesante conseguir un entendimiento entre todos los clubes del pueblo... 

Yo creo que dejaré de entrenar y no lo veré. 
 

4 comentarios:

koldo aingeru larrinaga de la iglesia dijo...

Me gusta como piensas y como trabajas por el basket en barakaldo... Me gustaría haber coincidido en el tiempo... Hubiéramos conseguido cosas, un saludo y ánimos eneko. larri.

koldo aingeru larrinaga de la iglesia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
eneko.t dijo...

Muchas gracias Larritu!!
Ya coincidimos trabajando y fue un placer.
Quien sabe si algún día compartiremos cancha o banquillo o club

Salvador Gonzalez dijo...

Muchas Gracias por acordarte de tu época en La Salle ,dejaste un recuerdo muy especial y en lo personal un gran tipo